lunes, 7 de marzo de 2011

Los Zeppelines de Norte

Tras la experiencia de las primeras décadas de explotación durante los inviernos el Ferrocarril de La Robla construyó en 1914 un vagón quitanieves en forma de cuña para hacer frente a las duras nevadas que azotaban la línea. Posteriormente se hizo con más vehículos de este tipo, hasta un total de seis unidades para distribuirlos estratégicamente en varias estaciones de la línea.

A imagen y semejanza de Robla, la Compañía del Norte se dotó de un vagón quitanieves para utilizarlo en las partes altas de los puertos de Pajares y Pozazal, donde las ventiscas provocaban cortes en el tráfico, resueltos hasta entonces con brigadas de peones contratados entre los lugareños dotados de palas. Es sintomático el apodo dado por los ferroviarios de Robla y Norte a los vagones quitanieves, “Zeppelines”, coincidentes en el tiempo con la entrada en escena del artefacto alemán ideado por el Conde Zeppelin.

La llegada del Zeppelin a la parte leonesa de Pajares fue sin duda dramática, y evidenció que tampoco se trataba de la panacea. El 21 de diciembre de 1917 una locomotora y el vagón quitanieves que la antecedía utilizados en la tarea de despejar la vía entre las estaciones de Busdongo y Villamanín se precipitaron al río Bernesga al descarrilar el vagón quitanieves al paso por el puente de Baños en el kilómetro 50 y arrastrar consigo a la locomotora. A consecuencia del accidente fallecieron cuatro ferroviarios, el Ingeniero Luzzati, dos obreros y un montador, ya que en el tren iban varios ingenieros y jefes de Norte, al tratarse de uno de los primeros servicios que se realizaba con el vagón quitanieves estrenado entonces.

En agosto de 1926 Norte convocó, exclusivamente para la industria nacional, un concurso para la adquisición de dos vagones quitanieves para la serie QNf 1-2 montados sobre dos ejes para vía normal.


Aspecto de origen de uno de los vagones quitanieves de Norte de la serie QNf durante su presentación en la estación de Príncipe Pío

Los Zeppelines de Norte pasaron a Renfe como serie QN-601 y 602 y se mantuvieron en las líneas de Asturias y Santander, pero dejaron paso en los años sesenta a las nuevas quitanieves autopropulsadas de origen alemán, aunque para ser francos nunca resultaron, salvo para limpiar vías de apartado. Las parejas de locomotoras diesel dotadas de cuñas en sus extremos, solución adoptada en los años setenta en ambas líneas ha resuelto el problema de las nieves en Pajares y Pozazal, si bien ya se sabe que no nieva como antes…

Objetivo Pajares se ha desplazado a la estación cántabra de Bárcena de Pié de Concha donde “sobrevive” el último de los ejemplares de Zeppelin de la vía ancha española, pues en los talleres de Valmaseda de Feve se conserva un ejemplar de vía métrica.


A pesar de los años el Zeppelin se conserva prácticamente sin modificaciones


Imponente aspecto del ingenio


Puerta de acceso para el personal y freno de husillo. Conserva los topes redondos de Norte y las cadenas de seguridad, antaño reglamentarias.


...En el interior de la bestia

Desde aquí lanzamos un llamamiento a quien corresponda para que esta joya de nuestros ferrocarriles norteños reciba el trato que se merece, y pueda ser preservado y restaurado para ser mostrado al público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario