martes, 15 de marzo de 2011

La tracción en Pajares (I): Las 030 Alemanas

La Compañía de los Ferrocarriles de Asturias, Galicia y León, nada más hacerse con la concesión de las líneas de Noroeste adquirió una serie de locomotoras imprescindible para la explotación de los tramos que se encontraban en construcción en aquel momento, pues el material recibido de Noroeste, pese a la reciente incorporación de unas locomotoras por el Consejo de Incautación, era escaso, mal conservado e inapropiado por potencia y características.

La tracción para los puertos de Pajares, Manzanal y el paso de Oural era necesario confiarla a modernas locomotoras, por otra parte respondía a la incorporación de material obligada en las concesiones de las líneas. AGL adquirió entre los años 1881 a 1883 a los constructores alemanes Kassler y Hartmann 36 locomotoras de tres ejes motores y ténder remolcado con el fin de destinarlas al tráfico de viajeros en el servicio de línea para el remolque de los trenes expresos. Fueron matriculadas como 301 a 336. Se trataba de un importante pedido de locomotoras, de alta calidad, hasta entonces solo alcanzado por las grandes compañías como Norte o MZA.



A pesar de su rodaje 030, habitual para servicios de mercancías, su diámetro de rueda era de 1390 mm, bastante superior al habitual en la época para las 030, lo que las hacía idóneas para todo tipo de servicios en los trazados norteños. Su hogar iba montado sobre el eje trasero, lo que lo evitaba la inestabilidad habitual de las antiguas 030 "Bourbonnais" cuando circulaban a su máxima velocidad, motivo por el que las “alemanas” de AGL estuvieron autorizadas a 60 Km/h en todos los trazados. Su carga asignada en Pajares era de 180 toneladas.

Las locomotoras “Don Pelayo” y “Jovellanos”, bautizadas con nombres de personajes históricos de gran raigambre en Asturias, tienen un lugar de honor en el ferrocarril asturiano al ser las que inauguraron el 14 de agosto de 1884 el trazado ferroviario de Pajares. En otro momento narraremos la crónica de aquella jornada.

En Asturias, en época de Norte, las alemanas se ocupaban junto a todos los trenes de viajeros en la línea León-Gijón, también de los tranvías de las líneas de San Juan de Nieva y de Ciaño-Santa Ana. Algunos servicio más ligeros eran confiados a las hermanas 220, también construidas por Hartmann con algunos elementos en común con las 030 y conocidas como “gallegas”.

En Norte se inscribieron en la serie 654-689, luego 1654-1689. Tres locomotoras más fueron añadidas procedentes del ferrocarril Lérida-Reus-Tarragona, integrado en Norte (serie 1393-1395), una de estas últimas desapareció durante la Guerra Civil. En Renfe se matricularon como 030-2413/2448 (hasta la 2450 con las dos supervivientes de las tres citadas). Con la electrificación completa de la línea León-Gijón y los ramales de Asturias, varias locomotoras de esta serie fueron alquiladas a empresas mineras y siderúrgicas asturianas, lo que reportaba pingües beneficios a la Red Nacional.

Una vez que este material resultó excedente con la completa electrificación y dieselización de la 7ª Zona, a mitad de la década de los sesenta, varias locomotoras fueron desguazadas y las restantes fueron apartadas en la estación palentina de Paredes de Nava, a la espera de una decisión. Hasta la citada estación se desplazaron miembros del entonces Museo Nacional Ferroviario en gestación y rescataron las placas con los nombres de las locomotoras, que hoy se pueden contemplar en el museo de Delicias. Posteriormente, varias locomotoras fueron adquiridas por las empresas Fábrica de Mieres, Duro-Felguera, Hulleras de Veguín y Olloniego, y Hulleras de Turón para utilizarlas en sus instalaciones de vía ancha dado que era un material que resultaba interesante para sus propósitos, pues incluso alguna de ellas acababa de pasar revisión.

Posteriormente estas locomotoras pasaron a manos de Hunosa al nacionalizarse las explotaciones de estas compañías. Entre las locomotoras que llegaron a Hunosa se encontraban la “Don Pelayo” y “Jovellanos”, que trabajaban a principios de los 80 en la zona del Nalón; pese a los intentos de preservarlas cuando ya habían cumplido su centenario, fueron desguazadas. Afortunadamente los responsables de Hunosa en el valle del Caudal tuvieron más sensibilidad con el patrimonio e indultaron del soplete a la “Varela de Montes”, junto con otras joyas, permitiendo que llegase hasta nosotros de la mano del Museo del Ferrocarril de Asturias.



En la siguiente relación, con su número de AGL y nombre y constructor, año y número de fábrica:

301 Ferreras Hartmann 1881 1104
302 Villalpando Hartmann 1881 1105
303 Armaña Hartmann 1881 1106
304 Los Nodales Hartmann 1881 1107
305 Méndez Núñez Hartmann 1881 1108
306 Casiano del Prado Hartmann 1881 1109
307 Recalde Hartmann 1881 1110
308 María Pita Hartmann 1881 1111
309 Varela de Montes Hartmann 1881 1112
310 Feijoó Hartmann 1881-1113
311 Blasco de Garay Hartmann 1882-1173
312 Orfila Hartmann 1882- 1174
313 Fontán Hartmann 1882- 1175
314 Balmes Hartmann 1882- 1176
315 Isabel la Católica Hartmann 1882- 1177
316 La Gasca Hartmann 1882 -1178
317 Colón Hartmann 1882- 1179
318 Conde de Rebolledo Hartmann 1882-1180
319 Eslava Hartmann 1882- 1181
320 Padilla Hartmann 1882- 1182
321 Cervantes Hartmann 1882- 1183
322 Don Pelayo Kessler 1881- 1826
323 Jovellanos Kessler 1881- 1827
324 Herrera Kessler 1881- 1828
325 Gaspar Casas Kessler 1881- 1829
326 Cabanillas Kessler 1881-1830
327 Argüelles Kessler 1881 1831
328 Alfonso VIII Kessler1881- 1832
329 San Fernando Kessler1881- 1833
330 El Cid Kessler 1881- 1834
331 Juan de Arphe Kessler 1881- 1835
332 Lope de Vega Kessler 1882- 1896
333 Velázquez Kessler 1882- 1897
334 Olivares Kessler 1882-1898
335 Calderón de la Barca Kessler 1882-1899
336 Echegaray Kessler 1882-1900

No hay comentarios:

Publicar un comentario