domingo, 29 de enero de 2012

El eslabón perdido

En diciembre de 2005 y en julio de 2006 la locomotora prototipo de Talgo L-9202 denominada TRAV-CA (Tren de Alta Velocidad con Cambio de Ancho) se desplazó hasta la Rampa de Pajares para realizar parte de sus pruebas necesarias para su homologación.



Se trataba de la primera locomotora del mundo con cambio automático de ancho en sus bogies, lo que le permitía circular por vías de ancho ibérico e internacional, pues además era bitensión. Lo más importe de la nueva locomotora es que gracias a ella Talgo iba a homologar el bogie que serviría a las nuevas cabezas motrices que se iban a incorporar a las ramas de Talgo VII y otras de nueva construcción para formar los trenes Talgo 250, o Renfe 130 (inicialmente la locomotora incluso estuvo matriculada como 130-001). El equipo eléctrico era de la casa vasca Team, otro hito en la industria patria. El bonito diseño era obra de la firma catalana Integral Design & Development. La firma Voith participó en el proyecto, aunque desavenencias entre Talgo y Voith hicieron que la locomotora perdiera la publicidad en la caja. Como era tradición en las locomotoras de Talgo, recibió el bautismo como “Virgen del Buen Camino”.

Además de Pajares, la Travca circuló en pruebas por tierras de Castellón, el tramo de tres carriles de Olmedo, La Cañada, o su paso por la NAFA. Durante las pruebas remolcó la rama prototipo de Talgo Pendular, equipada con rodales serie VII, que fue recuperada del olvido dos décadas después.



En aquellos momentos, vivía en Sevilla, por lo que las pruebas de la Travca me quedaron un poco lejos y la coincidencia, o más bien la falta de la misma en este caso, hizo que no pudiera verla en la vía. Mala suerte, pues una vez homologado el bogie, tan solo rodó para ser presentada en el stand de Talgo en el Innotrans de 2008 en Berlín, a partir de entonces la locomotora ha permanecido olvidada en Las Matas. Por fortuna, pude presenciar la creación de la Travca a escala 1:87 realizada en latón por el artesano sevillano Miguel Fernández www.mifertrenes.es rodando por la maqueta de la Asociación Sevillana de Amigos del Ferrocarril.

sábado, 28 de enero de 2012

La tragedia de Pola de Gordón

En la madrugada del 11 de junio de 1934 sucedió un terrible accidente en las inmediaciones de Pola de Gordón al ser arrollado un autocar de excursionistas gijoneses por el expreso Gijón-Madrid, con el resultado final de 22 personas fallecidas. El suceso provocó una gran consternación en la villa de Gijón.



Los excursionistas regresaban a Gijón después de una visita dominical a unas bodegas de Sahagún de Campos, en una expedición formada por dos autocares, de 28 y 33 plazas respectivamente. A la una de la madrugada, al llegar al paso a nivel que existía después de Pola de Gordón entre la carretera de Asturias en el P.K. 34 de la línea León-Gijón en el lugar conocido como Valdespín, el autocar con matrícula O-8.800 conducido por el joven Salvador Costales lo atravesó sin percatarse del inminente paso del Expreso Gijón-León. El golpe fue brutal, pues el autocar quedó empotrado entre los topes de la locomotora que lo arrastró durante 300 metros, atravesando así el pequeño puente sobre el Bernesga, lo que provocó que se partiera en dos y se incendiara el combustible.



La escena que se encontró el personal del tren al detenerse fue dantesca, con cuerpos mutilados esparcidos por la vía, el río Bernesga y sobre la propia locomotora, que afortunadamente no descarriló en el puente por la velocidad que llevaba y el tamaño de la locomotora, la Norte 424 del depósito de León. Dos chicos que iban caminando por la carretera presenciaron lo sucedido y dieron aviso en Pola de Gordón, por lo que se desplazaron varios vecinos, entre ellos tres médicos; junto a la guardia civil que iba de escolta en el tren y los propios viajeros del tren socorrieron a los heridos.



La guardia civil tomó declaración al guardabarreras, una vez localizado tras haberse escondido, el cual declaró haber cerrado el paso con las cadenas antes de la llegada del tren y que el autocar las atravesó, pese a haberle hecho señales con un farol. Se comprobó que las cadenas del paso a nivel estaban colocadas, pero sin señales de haber sufrido ningún tipo de daño éstas, ni los apoyos de las mismas. El guardabarreras fue llevado detenido al cuartel, y posteriormente el Juzgado de La Vecilla decretó su prisión. Un viajero del expreso declararía haber visto a un empleado ferroviario colocarlas después del suceso.



En lugar de los hechos se contabilizaron 17 fallecidos, a los que pronto se sumaron dos que fueron trasladados hasta León, aunque antes de llegar ya fallecieron. Entre las víctimas había un matrimonio de Ciñera, el hombre cartero de la localidad minera, que los excursionistas se habían ofrecido a llevar al haber perdido el tren en León la tarde anterior. En los días siguientes, tres de los heridos fallecerían en el hospital de León por las graves heridas.



Al día siguiente, en Gijón la noticia fue recibida con gran consternación y se suspendieron las actuaciones en teatros, cines e incluso muchos locales fueron cerrados en señal de duelo, así como la señal de Radio Asturias fue suspendida. A los funerales en Gijón acudieron más de 50.000 vecinos, en un día de duelo para la villa de Jovellanos. Aún pasarían unos años hasta que este paso a nivel, junto a los otros dos próximos existentes antes de Vega de Gordón fueran suprimidos con una variante de la carretera que exigió la construcción de varios túneles.

domingo, 22 de enero de 2012

La vagoneta, la pollina y el Sr. Juez...

Muchos han sido los casos de vacas, caballos, mulas o burros que se han cruzado delante los trenes en Pajares, con el consiguiente perjuicio para todos. Actualmente, con toda la vía cerrada en los tramos a cielo abierto difícil es que se produzcan, salvo con animales salvajes. Un ejemplo, el del encuentro de una vagoneta con una pollina en las inmediaciones de la estación de Linares-Congostinas.

viernes, 6 de enero de 2012

Homologación de las Traxx

Dentro de las pruebas de homologación de las Traxx serie 253 realizadas en la Rampa de Pajares, destaca la prueba realizada con un tren de 621 metros de longitud durante la madrugada del 17 al 18 de mayo de 2008 entre las estaciones de Soto de Rey y Villamanín a cargo de la Renfe 253-002. El tren formado con la 251-015 en cola como apoyo tenía un peso aproximado de 800 toneladas. Fantástico trabajo de seguimiento de Héctor Torre.

martes, 3 de enero de 2012

El canto del cisne de Acciona

Nuevamente traemos a Objetivo Pajares un video de Héctor Torre, en este caso el último que ha producido y que está dedicado a los últimos trenes de carbón a la Central Térmica de Gas Natural Fenosa en La Robla por parte de Acciona Rail Services. Estos trenes se retomaron tras varios meses en los que el tráfico estaba por falta de demanda y su vuelta se produjo con la tracción encomendada a locomotoras alquiladas a Comsa, tanto las 335 como las recién llegadas 253. Las 335 apoyaron puntualmente a las eléctricas por los problemas detectados con su captador del Asfa en el trazado de la Rampa, no recibir la señal en varias balizas situadas en curva; a raíz de ello, fue cambiada la situación de los captadores de las Traxx, tanto de Comsa como de Renfe.
El verano de 2010 acabó la aventura de Acciona Rail Services por el momento, primera empresa privada que con sus propios medios reintrodujo el transporte de mercancías en la vía ancha española el 28 de enero de 2007.