jueves, 18 de mayo de 2017

Nuevas pruebas de material móvil en Pajares: vagón Q76e para transporte de material nuclear

Acostumbrados a verlos en las imágenes de los telediarios junto a ecologistas encadenados a las vías o en películas de tragedias de los años setenta, los trenes con materiales nucleares hace varias décadas  que no circulan por la vía de Renfe/Adif. Entre los años setenta y primeros noventa del pasado siglo circulaba un tren de este tipo entre Vandellós y la frontera de Port Bou, el conocido Tren de la Muerte (noticia). Sin embargo, fuera de nuestras fronteras se trata de algo frecuente en la actualidad, pues en Francia existen nada menos que 47 vagones para el transporte de combustible y residuos para atender las necesidades de las centrales nucleares galas y los países vecinos. Anualmente se mueven por las vías francesas aproximadamente 200 de estos vagones cargados.


Vagón Q76 camino de la Rampa de Pajares circulando por las vías castellanas formando parte del tren Nº 90833. Fotografía de José Luis Fernández.
Los tráficos se desarrollan entre distintas centrales nucleares francesas, alemanas y suizas, y la terminal de  La Hague. Desde las instalaciones de La Hague, gestionada por la empresa AREVA, los recipientes especiales parten en camiones hasta el puerto de Cherbourg, donde se embarcan con destino USA, Australia o Japón. En el interior de estos vagones el combustible o los residuos viajan dentro de un recipiente especial denominado «Castor». Las capotas de los vagones que protegen a los recipientes, denominadas «Canopys», son correderas para permitir la carga y descarga mediante puente-grúa.

Los vagones de la serie Q70, formada por 36 unidades, fueron suministrados a partir del año 1978, y tienen una carga máxima de 120 toneladas. Los vagones de la serie Q76 tienen unas dimensiones excepcionales: 22,5 metros de longitud entre topes, 56 toneladas de tara y 180 de carga máxima, y una velocidad máxima de 100 km/h. Existen 11 vagones de este tipo, fabricados entre los años 2000 y 2008 por la casa francesa Arbel-Fauvet Rail, con sede en Douai. Los vagones franceses son propiedad de la sociedad Trans-Nuclearire International (TNI), una filial del grupo AREVA. Están matriculados en la serie 83-87-994-5100 a 5110. En el año 2010 la empresa Arbel-Fauvet fue adquirida por el grupo hindú Titagarh, y creo la filial Titagarh Wagons Ltd. Desde ese momento sigue dedicada a la fabricación de vagones especiales, entre los que se encuentran los de transporte de residuos nucleares y peligrosos.


La empresa TNI ha desplazado uno de sus vagones Q76 francés a España, una vez ha recibido bogies con ancho ibérico, para homologar este peculiar vehículo en la Refig de Adif en ancho ibérico. El vagón empleado en las pruebas en España el 102, que con su nueva matrícula europea es el 83-TEN-87F-TNI-9945-102-9. Desde 2016 el CETEST se ocupa de la homologación dinámica del vagón TNI Q76e. El vagón lleva cuatro ejes dinamométricos para la medida del esfuerzo producido entre rueda y carril en tiempo real. Suponemos que el mantenimiento de estos vagones tan especiales corre a cargo de la empresa Titagarh, sucesora de Arbel, y por tanto las modificaciones para circular por las líneas de Adif en ancho ibérico han sido realizadas por este fabricante.

Mediante la consigna de tipo P con Nº 18/17 de fecha 20 de abril de 2017, Adif ha permitido el desarrollo de las pruebas del vagón Q76e de Titagarh para comprobación del comportamiento dinámico en las líneas 100, entre Las Matas e Irún, y 130, entre Pola de Lena y Busdongo. La empresa Comsa es la encargada de la realización del tren de pruebas.

Esquema vagón Q76. Documento Bureau d’enquêtes sur les Accidents de Transport Terrestre. 

El vagón Q76e ha estado varios meses detenido en la estación de Medina del Campo, en unas vías en las que la empresa Comsa tiene cedidas para el estacionamiento de material y la realización de pequeñas reparaciones. Por el momento las pruebas se han realizado en la madrugada de los días 11 al 12 de mayo y se han repetido en la madrugada del 17 al 18 de mayo. Las pruebas han consistido en el paso de la Rampa de Pajares a la velocidad de itinerario hasta Campomanes y regreso. La locomotora empleada en las pruebas, una 601 Bitrac de CAF, también está instrumentalizada, y varios vagones forman parte del tren de pruebas, encuadrando el vagón Q76e. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario